Saltar al contenido
Las Plantas y las flores

Para qué sirve la sábila

Probablemente, la sábila es una de las plantas a las que se le atribuyen mayores beneficios en toda la naturaleza. A la pregunta de ¿para qué sirve la sábila? Seguramente son muchas las respuestas que encontrarás en torno a este tema.

Esta planta es tan versátil, que incluso algunas personas, sobre todo en América Latina, la utilizan como amuleto de la suerte y protección en las puertas de sus casas. Sin embargo, las propiedades de la sábila están debidamente comprobadas por lo que se utiliza mucho en el campo de la salud y belleza.

Para qué sirve la sábila

La planta de Aloe Vera, comúnmente conocida como sábila tiene múltiples y extraordinarios beneficios, que van desde el tratamiento de la diabetes hasta los problemas de acné.

La planta de sábila o Aloe Vera es una planta perteneciente a la subfamilia Asphodeloideae. Existen numerosas variedades de esta planta con diferentes propiedades y beneficios, pero la más comúnmente utilizada es la aloe barbadensis miller.

Consiste en un arbusto que se diferencia por sus características peculiares. Sus hojas, llamadas pencas, crecen hacia arriba y son más anchas y gruesas en la raíz, en los bordes tiene unas pequeñas protuberancias parecidas a unas espinas. Son de color verde y cuando están más jóvenes tienen unas marcas blanquecinas.

Su cultivo es relativamente fácil, ya que es muy resistente, sólo hay que cuidarla del frio por lo que es mejor tenerlas dentro de casa durante el invierno. La temperatura ideal es de 16 a 26 grados centígrados.

Si queremos saber para qué sirve la sábila, debemos probar el cristal del interior de su penca, la cual es una sustancia viscosa y transparente. Es importante señalar, que dicha sustancia sólo tiene las propiedades curativas después que la planta cumple los dos años.

El cristal de la sábila contiene vitaminas A, B, C y E, también minerales como el calcio, el hierro y el potasio. Su consumo regular permite elevar las defensas del organismo, debido a que su principio activo estimula los glóbulos blancos, responsables de combatir los virus.

Entre los beneficios de la sábila están: ayuda al buen funcionamiento del sistema digestivo, contribuye con el control de la diabetes, previene enfermedades cardiovasculares, es antihistamínico y bronco dilatador, por lo que es muy buena en tratamientos de enfermedades respiratorias.

En cuanto a los tratamientos de belleza, el gel de la sábila es  ideal para tratamientos de la piel y el cabello, ya que proporciona humectación y nutrientes que se absorben a través del cuero cabelludo y la piel, además tiene propiedades cicatrizantes y regenerativas.

Sábila y su uso en la medicina

Como ya hemos hablado, el Aloe vera tiene múltiples beneficios. En cuanto a para qué sirve la sábila en la medicina tenemos una lista interminable que trataremos de resumir en este artículo.

A pesar de que la sábila ha sido utilizada desde tiempos remotos por sus propiedades terapéuticas,  como un remedio casero, no fue sino hasta hace poco que fue reconocida y aprobado su uso por la Food and Drug Administration (FDA) para el tratamiento de tumores y en pacientes con VIH.

Las primeras señales en el uso de la sábila en medicina, procede de Egipto  y Oriente medio,  alrededor del año 1750 AC. Los egipcios lo utilizaban en el proceso de embalsamiento y según la leyenda Cleopatra la utilizaba como tratamiento de belleza.

En el 1300 DC, el Aloe fue utilizado por los ingleses en el tratamiento de heridas. Durante la Segunda Guerra Mundial, se pudo comprobar el beneficio de esta planta, cuando los heridos por quemaduras en las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, se aliviaron mucho más rápido cuando fueron tratados con el cristal de la sábila.

Entre los componentes químicos que contiene la sábila, tenemos: la aloína, la barbaloína, el aloe-emodina y el ácido aloéctico del grupo anthraquinoas que se encuentra en la capa de látex de la planta. Estas sustancias activas tienen efectos laxantes.

También tenemos un componente llamado maltosa acetilada, la cual ha demostrado tener propiedades estimulantes del sistema inmune. Otro de los componentes importantes es la prostaglandina, que es determinante para el proceso de cicatrización y antiinflamatorio.

A continuación enumeramos los diferentes usos que se le da a la sábila en el campo de la medicina moderna:

La sábila en  Dermatología: La sábila es uno de los productos naturales más efectivos en los tratamientos dermatológicos. Su contenido de propiedades anestésicas alivia el ardor y reduce la inflamación y el dolor.

También tiene poderes antibacterianas y antifungicas por lo que es recomendable para el tratamiento de heridas. Entre algunos de los efectos está que incrementa el flujo sanguíneo lo que estimula los fibrolastos, responsables de la cicatrización.

En dermatología la sábila sirve tanto como en preparados para uso tópico como ingerido, puede ser en cápsulas, jarabes o tomada en brebajes.

La sábila en odontología: Al tener propiedades  antiinflamatorias y antisépticas se utiliza para el tratamiento de las encías. Además por ser un antifúngico natural puede contrarrestar la estomatitis.

La sábila en la reumatología: Al ingerir medicamentos con aloe vera se reduce la inflamación y el dolor en las articulaciones.

La sábila en gastroenterología: Tomar jugo de sábila mejora los síntomas de colon irritable y mejora el estreñimiento. Además es capaz de neutralizar la acidez. Desintoxica el organismo y reconstruye la flora intestinal. También contribuye con aminoácidos necesarios para transportar y almacenar los nutrientes en el organismo.

La sábila en endocrinología: De acuerdo a algunos estudios hechos en ratones, se ha comprobado que logra estabilizar la glicemia.

La sábila y el VIH: La maltosa, uno de los azúcares del aloe puede inhibir el VIH-1, lo que permite que disminuya la velocidad de multiplicación del virus. Por otro lado, el Aloe Vera es utilizado como complemento nutricional en estos pacientes. Algunos estudios han dado como resultado que el consumo de sábila estimula el sistema inmunológico.

La sábila en la oncología: Existen algunos estudios en los que se ha observado cierta actividad antitumoral con la aplicación de una sustancia presente en las hojas de la sábila, llamada aloe-emodina. Esta actúa contra células neuroectodérmicas tanto “in vivo” como “in vitro”.

La sábila en cardiología: Debido a que ayuda a reducir el colesterol “malo” regula la glucosa en la sangre y mejora la circulación. Reduce la acumulación de grasas y previene enfermedades cardiovasculares.

La sábila en neumonología: Tal vez alguno de nosotros fuimos objeto de los brebajes de sábila licuado con cebolla y miel que nos dieron nuestros padres. Este remedio casero lo utilizan como broncodilatador para combatir problemas respiratorios relacionados con la gripe y también para combatir el asma.

También se han realizado algunos estudios en el campo de la prevención de cáncer de pulmón, sin embargo, aún se encuentran en etapa de investigación por lo que no se puede afirmar sobre su efectividad.

Aún cuando la sábila es un producto natural y ciertamente se ha comprobado su eficacia al tratar algunas afecciones, es importante tener en cuenta algunos aspectos que se deben considerar al usarlo.

  • Antes de aplicarlo en la piel, colocarlo en una pequeña zona del cuerpo y probar si aparece alguna reacción alérgica.
  • Generalmente las advertencias referentes a los productos de Aloe Vera se refieren a la aloína y a la barbaloína (anthraquinonas) que se encuentran en la capa de látex de la hoja de la planta. Sobre todo, el látex no debe ser consumido por mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, ni por niños pequeños.
  • Las personas con enfermedades cardiacas, gastrointestinales o renales, también deben evitar el consumo de productos de aloe vera que contengan látex.
  • Algunos efectos secundarios al consumir productos con athraquinonas, son dolor abdominal y orina de color rojo.
  • Es posible que disminuya la absorción de ciertas medicinas, así como cambiar los niveles de glucosa, por lo que hay que extremar los cuidados en pacientes diabéticos.

Como ya hemos explicado, los laboratorios farmacéuticos ya han sacado diferentes medicamentos a base del Aloe Vera para tratar diferentes enfermedades. Sin embargo, también podemos hacer uso de nuestra propia planta de sábila para curar y prevenirlas por nosotros mismos.

Si quieres comenzar una rutina de ingesta de sábila, puedes hacerlo en licuados con frutas como la naranja, el limón o la piña, endulzado con miel. En este caso debes tener cuidado que al pelar la penca de la sábila, elimines por completo la capa amarilla y sólo dejes el cristal, que es la parte transparente y gelatinosa.

La Sábila y su uso en la estética

El mundo de la cosmética ha desarrollado líneas completas de productos a base de sábila, debido a los beneficios comprobados para la piel de todo el cuerpo y el cabello. Se usa en tratamientos para la  resequedad y grietas labiales, en la postdepilación para evitar irritación, como desodorante y revitalizante del cabello.

La planta de sábila es la mejor amiga de la piel ya que previene y cura el acné debido a sus propiedades astringentes y humectantes. Sus principios activos regeneran y cicatrizan heridas en la piel, por lo que es muy recomendado en tratamientos de quemaduras, ya que calman el dolor y la irritación.

Uno de los beneficios más notables de la sábila en la piel, es que le brinda nutrición sin dejarla grasa, por lo que es ideal para pieles grasas y mixtas. Las hormonas auxina y giberelina contribuyen en los tratamientos de la piel debido a sus propiedades antiinflamatorias.

Para qué sirve la sábila en el rostro

Una gran variedad de cremas antiarrugas contienen como ingrediente principal el aloe vera, la razón es porque contiene antioxidantes-betacarotenos y vitaminas C y E, lo que permiten mantener una piel tersa e hidratada. También sirve como exfoliante natural sin dañar la piel.

A continuación algunos consejos que te pueden servir para elaborar remedios caseros con sábila que te ayuden en el cuidado de la piel:

  • Para remover células muertas: Este tratamiento casero sirve para una limpieza e hidratación profunda. Se mezcla en la licuadora, medio pepino, unos cristales de sábila y una cucharada de aceite, aplica la mascarilla de sábila en la cara y déjala actuar por 15 minutos. Retírala con agua fría.
  • La sábila como tratamiento para el acné: A una cucharada de miel agrega unas gotas de limón y aplícala en todo el rostro dejándola actuar por 20 minutos. Retírala con agua tibia. Puedes agregarle ocasionalmente aceite de coco, jojoba o argán.
  • Para la inflamación en los ojos: Mezcla en la licuadora el cristal de la sábila con ácido bórico, luego cuélalo en un filtro de café. Aplícalo directamente en los ojos por unos minutos y luego retíralo con agua fresca.
  • Como bálsamo para labios: Mezcla cristal de sábila con aceite de oliva y tendrás un excelente humectante para los labios.
  • Para tratar quemaduras de sol: Mezcla la sábila con algún aceite esencial y aplícalo en las zonas quemadas.

Para qué sirve la sábila en el pelo

Además de ser utilizada para productos para la piel, la sábila también es usada para evitar la caída del cabello, reducir el cebo y evitar la caspa. El gel del Aloe Vera puede lograr regenerar las fibras capilares desde la raíz, volviendo el cabello más fuerte y más brillante.

  • Sábila para un pelo fuerte y brillante: Pela dos pencas grandes de sábila y tritúralas hasta convertirla en gel. Después de lavar el cabello, aplica la gelatina de la sábila y masajea con la yema de los dedos desde el cuero cabelludo hasta la punta. Colócate un gorro y espera 30 minutos, luego enjuaga con abundante agua fría.
  • Sábila para la caída del cabello: Toma entre dos o tres pencas de sábila y saca el gel. Tritúrala bien y agrégale una cucharada de miel. Lava tu cabello y aplícala  como mascarilla  sólo en el cuero cabelludo, luego enjuaga con mucha agua fría. Puedes hacerlo  cuatro veces a la semana.
  • Sábila para el cabello graso: Al cristal de tres pencas de sábila previamente trituradas, agrégale el jugo de un limón a la sábila y mezcla bien. Colócala en el cuero cabelludo durante 30 minutos y luego enjuaga con agua fría

Flores Manrique George Administrator

Biólogo – Naturista, redactor y principal editor del contenido creado en diversas revistas académicas, co-fundador de LasPlantasyFlores