Saltar al contenido
Las Plantas y las flores

Orégano

En la herbolaría, una hierba que sin duda se destaca por sus propiedades es el orégano, también conocido como oreganum vulgare.

Se dice que muchas especies de esta planta tuvieron su origen en las zonas mediterráneas y aunque normalmente es usado como condimento para platillos, tiene muchas más utilidades.

Origen del orégano

El origen de orégano, se sabe que tiene lugar en Eurasia. Gran parte de las variaciones de oréganos provienen de las zonas del mediterráneo. Algunos factores como el clima o la tierra de esta zona, son las que proveen a la hierba de sus aceites esenciales, que le dan ese aroma y sabor tan característico.

También está el ‘orégano mejorana’, cuya procedencia se da en Asia Menor; no obstante, esta variación tiene un sabor completamente distinto al del orégano que todos conocemos, ya que sus aceites esenciales tienen cierta carencia de compuestos fenólicos.

Descripción botánica del orégano

Se trata de una hierba perenne (que vive más de dos años). Su nombre  científico proviene de dos palabras griegas ‘oros’ (montaña) y ‘ganos’ (ornamento), por lo que su nombre se refiere a algo así como ‘adorno de las montañas’.

Ahora bien, el orégano es una hierba procedente de un arbusto grueso y de poca altura de unos 45 cm de alto aproximadamente Por general, la parte inferior de los tallos suele adquirir cierto color rojizo o purpura, los mismos se ramifican y se deshojan en la parte superior.

Sus hojas tienen un nacimiento ancho, rematadas en punta en los extremos. Nacen de forma opuesta y poseen cierta vellosidad en el haz. Tienen aproximadamente un tamaño de entre 2 y 4 centímetros.

Del arbusto nacen pequeñas flores cuyos colores son el rosado y el blanco, las mismas nacen muy juntas entre ellas, y se mantienen protegidas por medio de pequeñas hojillas de color vinotinto.

Las propiedades aromáticas de esta hierba son posibles gracias a su composición de un estearopteno y dos tipos de fenoles.

Taxonomía

  • Reino: Plantae
  • División: Magnoliophyta
  • Clase: Magnoliopsida
  • Orden: Lamiales
  • Subfamilia: Nepetoideae
  • Tribu: Mentheae
  • Género: Origanum
  • Especie: Origanum vulgare.

¿Cómo cultivar el orégano?

El orégano es una planta que vale la pena cultivar. En realidad es muy fácil hacerlo, y no necesita de mucho riego ni abono. De manera que si lo cultivas te durará mucho y podrás tenerlo siempre para condimentar tus comidas.

Pasos para cultivar orégano

  • Hazte con unas semillas de orégano.
  • Siémbralas en semilleros con un poco de tierra y compost y déjalas allí hasta que broten unas pequeñas plantitas.
  • Traslada las plantitas con las raíces hacia una maceta de mayor tamaño. Deja un espacio de separación de 15 centímetros aproximadamente entre cada brote. El drenaje de la maceta es importante para que no quede demasiado excedente de agua después de regarla.
  • Nota: Si deseas saltarte los primeros pasos, compra los brotes de orégano en un vivero.
  • Una vez plantada en la maceta, la dejaremos en una zona soleada y la regaremos sólo cuando consideremos que la tierra se encuentra seca.
  • Cuando notes que aparecen capullos de flores en la planta, retíralos, ya que estos pueden debilitar la planta y le resta sabor.
  • Cuando la planta mida unos 15 centímetros, debemos recolectar el orégano cortando la planta a unos 2 centímetros de su baso, de manera de que vuelva a brotar tiempo después.
  • Podemos secarlo el aire o deshidratarlo en el horno. Nuestra planta de orégano nos puede durar hasta 6 años, y nos proveerá de sus hojas para condimentar nuestras comidas por un buen tiempo.

Beneficios del orégano

El orégano no sólo es un condimento fantástico, sino que además posee características que lo convierten en un elemento excelente para nuestro organismo. Algunas de estas son:

  1. Contiene excelentes propiedades como hierro, manganeso, Vitamina E y K, calcio, ácidos grasos, fibra, entre otras.
  2. Cuenta con características antimicrobianas que lo hacen un gran aliado para combatir bacterias e infecciones.
  3. Posee propiedades medicinales que ayudan a aliviar distintas dolencias y padecimientos como dolor menstrual, dolor de oídos, bronquitis, problemas gastrointestinales, dolor de músculos, problemas con el tracto respiratorio, etc.
  4. Excelente antioxidante para evitar la oxidación celular.
  5. Bueno para la tos cuando se prepara en infusiones.
  6. Le da personalidad a tus platillos.

Té de orégano para menstruar

En caso de tener una menstruación dolorosa, el té de orégano puede resultar un excelente calmante. Acelera la llegada de la menstruación y al mismo tiempo alivia los dolores, eliminando la retención de líquidos que causan irritabilidad durante estos días, y desinflamando.

Orégano en el embarazo

Mucho se dice sobre consumir orégano durante el embarazo, como el hecho de que es una hierba peligrosa cuando se está en este estado, ya que tiene propiedades abortivas; no obstante, no existe prueba de esto. Si deseas puedes consumir orégano durante el embarazo, pero trata de no abusar de él.

Productos elaborados con orégano

Té de orégano

Este té es maravilloso para aliviar distintas dolencias. Es efectivo para la tos y para destapar las vías respiratorias; a su vez, sirve para aliviar el dolor menstrual, regular los procesos digestivos, para el insomnio, la circulación, entre otras cosas.

Para su preparación hay que hacer lo siguiente:

  • Calienta agua
  • Añadir dos cucharadas de orégano triturado seco o 4 hojas.
  • Deja hervir, retira del fuego y déjalo reposando 3 minutos.
  • Cuela y sirve en tazas. Puedes añadir azúcar o miel para endulzar o tomarlo sin agregados.

Aceite de orégano

Es un poderoso producto microbiano que tiene distintos usos. Suele utilizarse como tratamiento para los hongos de las uñas y pie. Sirve para matar parásitos, sólo colocando una gota bajo la lengua con otro aceite portador como aceite de coco y repitiendo el proceso 4 veces al día. También alivia infecciones y resfriados.

            Para prepararlo hay que hacer lo siguiente:

  • Toma un frasco de cristal bien limpio y coloca dentro de él algunas hojas de orégano machadas,
  • Agrega algún aceite como aceite de oliva, de semilla de uva o de almendras. Cubre las hojas hasta 2 cm encima.
  • Guarda el frasco en el lugar fresco y seco por 3 semanas.
  • Al final cuela, y ya puedes utilizarlo.

 

Flores Manrique George Administrator

Biólogo – Naturista, redactor y principal editor del contenido creado en diversas revistas académicas, co-fundador de LasPlantasyFlores